Ayer, mientras jugaba una partida de Homescapes (nueva obsesión) tumbada en la cama, intentando inspirarme para escribir unos textos que hace días que necesito acabar, tuve una revelación. Y no, no fue cómo encarar esos textos que no hay manera de que me salgan, no. Fue otra cosa que me hizo pensar bastante (y me hizo sentir muy culpable). Fue una de esas cosas que son un poco evidentes, pero que a veces necesitamos que hagan clic en nuestro cerebro. La cosa es que de repente pensé que los que finalmente consiguen sus objetivos son aquellos dispuestos a enfrentarse a la...

Siempre que me imagino a mí misma siendo muy elegante y sofisticada, no sé por qué me viene a la mente la imagen de un vestido de los años 20 de talle largo y con muchos flecos, un cóctel rojo en la mano y una pierna levantada hacia atrás, que es como el dedo meñique muy estirado cuando tomas el té: una señal de elegancia suprema. En el vestido años 20 estoy trabajando. Que sí. Desde que vi Midnight in Paris sueño con un vestido así y le voy dando vueltas a diferentes patrones. En algún momento llegará. Pero el cóctel rojo...

Fui de las primeras en abrazar el concepto del libro digital. Enseguida. Me encanta la tecnología y me pareció que era una noticia maravillosa. Llené el ordenador de libros descargables y en cuanto pude (tras dejarme durante varios meses los ojos con el lector del teléfono móvil) me compré un Kindle para almacenar libros como si se fuera a acabar el mundo. Pero, como casi todos, enseguida encontré una pega: ¿por qué los libros no bajaban drásticamente de precio? ¿Por qué tenía que seguir pagando más de 10 euros por libro, y en ocasiones hasta más de 20, si los costes de...

¿No te encanta el momento en el que las cosas empiezan a dar fruto después de mucho tiempo de preparación y trabajo? A mí también. Mañana sale a la venta un proyecto en el que llevo trabajando varios meses. Es el de Alicia, de The Food Mood y de A mí lo que me gusta es cocinar. Un nuevo ebook para chuparse los dedos, con recetas increíbles de pasta fresca. A estas alturas ya sabes que aquí somos muy fans de hacerlo todo nosotras. Porque siempre sale mejor, siempre es más sano y más ético...

No he estado nunca en México, pero todo lo mexicano me encanta. La comida, los margaritas, las rancheras y su variante del español. Y Guillermo del Toro y Gael García Bernal. Me gustan su cultura y su pintura y me fascinan su historia convulsa, sus revoluciones y su carácter único. Y tengo amigos estupendos que son de ahí, como Alma y Jaime. En fin, que México es un país que me da buen rollo. Así que no hay nada mexicano que no pruebe con el convencimiento total y absoluto de que me va a encantar. Y la michelada no es ninguna...

El otro día leía la entrada del blog de Sorayismo y me sentía muy identificada con ella. Y es que no lo he puesto nunca en palabras, porque el síndrome del impostor es más fuerte en mí que la Fuerza en Luke Skywalker y jamás me habría atrevido a verbalizarlo, pero siempre he querido trabajar con libros, palabras y textos. O lo que es lo mismo, ser editora. No sé si me hago la chula si te digo que aprendí a leer sola a los cuatro años, en casa, empeñada en saber qué decían esos garabatos sobre el papel, pero nunca he dejado de...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies