Hace tiempo que estoy liada decorando mi despacho, obsesionada con hacer un rincón Pinterest con el que dar mucha envidia. Y he decidido que a la m***da. Que no me voy a gastar dinero, que voy a aprovechar lo que tengo, lo que me da el día a día, que estoy hasta los mismísimos de la vida Pinterest, de la perfección. Tu rincón tiene que ser tuyo, no de los demás, y te tienes que sentir bien con él esté como esté. Para mí, lo básico era tener un poco de orden. Y reducir el material que se acumula encima de la mesa...

Odio los tiestos negros y marrones de plástico, ¡con toda mi alma! He creado un punto de visión tranquilizador en el comedor, que es mi rincón selvático, pero no funciona. Ahora que ya tengo mi rincón selvático, los pelos se me erizan cada vez que lo miro y eso no puede ser. .. ¿Estoy muy loca? Sí, ¡seguramente sí! Y he decidido que no puede ser, que tengo que deshacerme de esa visión de tiestos negros y marrones...

Hoy voy a tirar de baúl de los recuerdos. En algún sitio seguro que te he explicado que me vine a los USA con 4 maletas y también unas cuantas cajas, no muchas, pero no me podía venir sin traer unos vestigios de todo lo que fui capaz de almacenar en Barcelona. El síndrome de Diógenes asoma la cabeza. Entre sellos, papeles, telas, hilos y pinturas, me traje un trozo de manta de ganchillo. ¡Sí! Como lo lees: un trozo de manta de ganchillo. ¿Y por qué un trozo? Permíteme que te cuente la historieta de la abuela. Me aficioné al...

¡Es el domingo! ¡Ya llega! El día que esperamos todas las madres durante todo el año. Vale, vale, modo irónico OFF. Lo cierto es que el día de la madre es ese día que se inventó alguien para vender más. Eso no hay manera de negarlo. El calendario está lleno de días señalados que son sencillamente una estrategia comercial. Y a la que se acerca la fecha, no se puede existir sin que te bombardeen una y mil veces con anuncios de perfume, de flores y de joyas. Y de electrodomésticos, pero ahí no pienso entrar porque me hierve la sangre. Pero...

¡Es temporada de cosecha! Si tienes huerto, aunque sea en el balcón, pronto vas a empezar a recoger los primeros frutos. Yo ya tengo mis primeras fresas, por ejemplo. Y ya se nos viene la época de abundancia, de tomates, de pimientos, de berenjenas recién recogidos del huerto. Yo ya no tengo huerto, pero sigo volviéndome loca cada vez que se acerca el verano. Porque entrar a la frutería de repente es una fiesta, ¿no? Y todo súper bien de precio. Ideal para preparar conservas. Voy a ser sincera: me encanta tener un armario en la cocina llenito hasta los topes de...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies