Exfoliante tropical

No, no podemos estar todo el año tumbadas en una playa caribeña con un mojito en una mano y… un mojito en la otra. No por falta de ganas, sino por falta de presupuesto. Y porque, sinceramente, sé de dos que se aburrirían como ostras a partir del tercer día. Bueno, va, del vigésimo tercer día. Pero no poder estar todo el día tumbadas a la bartola no significa que no podamos cerrar los ojos y pensar que estamos en la playa, retozando sobre la arena, oyendo el mar de fondo. Podemos. Y para engañar mejor a nuestros sentidos, nada mejor que dejar correr el agua y frotarnos todo el cuerpo con este exfoliante tropical que huele a Caribe.

Tiene tacto y color de arena blanca, es fácil de hacer, te deja la piel suaaaaave como la de una rana (¿qué pasa? Me gustan las ranas), es barato y es sano. ¿Qué más quieres? Ah, sí, que huela a vacaciones. También.

¿Qué necesitas?
  • Sal, mejor fina o mezcla de fina y gruesa, pero ni toda gruesa, ni extrafina.
  • Jabón líquido sin parabenos ni perfumes artificiales
  • Aceite de coco

exfoliante-tropical-12

¿Cómo lo hacemos?

Pon una taza de sal en un bol. A mí me gusta mezclar tres cuartas partes de sal fina y una cuarta parte de sal gruesa, pero con sal fina te funciona perfectamente.

Añade un cuarto de taza de jabón líquido natural. Estamos intentando dar con una buena receta para hacerlo casero, pero por el momento compramos geles sin parabenos ni perfumes artificiales, libres de detergentes industriales, que en casa somos todos atópicos. El que estamos usando ahora, que nos gusta mucho, es de la marca Helvetia Natura.

Mezcla bien y añade un cuarto de taza de aceite de coco. Remueve bien y deja reposar unos minutos.

Comprueba la textura. Tendría que ser densa, pero líquida. Es decir, no tiene que ser sal humedecida. Puedes añadir un poco más de jabón, si te hace falta. Si, por el contrario, te queda demasiado líquida, puedes añadir un poco más de sal.

Y ya está. Coge un poquitín con las manos y frota bien. Cierra los ojos e imagina que es arena. Luego te enjuagas bien y me cuentas qué tal la piel.

Si te apetece, le puedes poner una gotita de aceite esencial. A mí me gusta el de menta, porque es revitalizante y creo que le va genial a un exfoliante, pero puedes escoger el que encaje mejor con tu estado de ánimo o con lo que necesites!

Paula
Paula
paula@demodebooks.com

Soy la mitad de Demodé, pero también soy escritora, traductora, profe y futbolera. Prefiero un buen vermut a una merienda dulce, los gatos a los perros y dormir a madrugar. Soy caótica, desordenada y adicta al cine, la ciencia ficción y las artes marciales.

2 Comments
  • Guante de crin DIY - Demodé
    Posted at 08:59h, 11 octubre Responder

    […] solo te queda ponerte un par de velas en el lavabo, sacar el bote de exfoliante tropical o las sales de baño y darte un homenaje. Porque te lo mereces. Y porque vale la pena celebrar que […]

  • Regalos para el día de la madre - Demodé
    Posted at 09:20h, 04 mayo Responder

    […] un masaje, o un baño de una hora con velitas. Le puedes añadir nuestras sales de baño y nuestro exfoliante para darle el toque DIY. Cuando salga de la bañera es un buen momento para confesar antiguas […]

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies