Guante de crin DIY

Hace unos meses me compré un guante de crin en una de esas tiendas que venden productos naturales no testados en animales. Una de esas tiendas en las que todo está hecho con cosas de muy lejos: el cacao es de Madagascar, la miel es de abejas tibetanas y el barro es de los volcanes guatemaltecos. Vamos, que me costó un riñón. Y aunque lo uso religiosamente todos los días y estoy encantada con él, cuanto más lo miro, más tonta me siento, porque el guante de crin es, en sí mismo, una tontería mayúscula. Los hay más complicados, pero el mío es estilo manopla, un tubo de tejido natural trenzado con la particularidad de que rasca. ¿Hay cosa más fácil en el mundo de fabricarte tú misma?

Como ya te conté en Facebook, da la casualidad, además, de que soy una obsesa total de los hilos de fibras naturales. No solo de la lana, que eso ya lo sabes, sino también de las cuerdas de cáñamo, yute o esparto. Cada vez que veo un ovillito en algún sitio (aunque sea el centro de bricolaje) lo compro, porque me parecen monísimos y, no sé, creo que son útiles para algo, cuando la cruda realidad es que se me acumulan por los rincones y nunca tienen uso práctico.

Así que dentro de nuestro #acabarconDiógenes pensé que sería buena idea hacerme mi propio guante de crin y dejar de comprarlos por una cantidad desorbitada en tiendas cuquis. Porque todo lo que haces tú misma te da mucho más control sobre los materiales, el diseño y el proceso. Y porque, ¿qué puede ser más natural y menos testado en animales (salvo que cuentes a mi gato, que ataca al guante cada vez que me despisto)?

guante-de-crin-15

 

Necesitas
  • Cuerda de fibras vegetales
  • Aguja de ganchillo
  • Aguja lanera (para esconder hilos)

 

Pues venga.

Tienes que usar un ganchillo adecuado para la cuerda o un poco más grande, según lo tupido que quieres que quede el tejido. Para mi cuerda yo usé una aguja del 4,5, pero podría haber usado también un 5. No uses agujas pequeñas porque el guante te quedará muy rígido y no podrás utilizarlo bien. Haz primero una prueba, una pequeña muestra con diez puntos, a ver si te gusta cómo queda el entramado.

Primero tienes que hacer un anillo mágico o, si lo prefieres, tres cadenetas que luego unes con un punto raso para formar un círculo.

Dentro de ese círculo, tienes que hacer seis puntos bajos.

Habrás hecho un círculo y te encontrarás con el primer punto. Ahora tienes que hacer dos puntos bajos en cada punto. (12 puntos)

Ahora haz un punto en cada punto. (12 puntos)

En la siguiente vuelta, haz un punto en el primer punto y dos en el segundo. Repite hasta el final. (18 puntos)

Un punto en cada punto. (18 puntos).

En la siguiente vuelta, haz un punto en cada uno de los dos primeros puntos y dos en el tercero. Repite hasta el final. (24 puntos).

Un punto en cada punto (24 puntos)

Yo ya he tenido suficiente con estos 24 puntos, pero si tu cuerda es más pequeña, tendrás que ampliar más. En ese caso, haz un punto en cada uno de los tres primeros puntos y dos en el cuarto. Y luego otra vuelta con un punto en cada punto. Tendrás 30 puntos. Puedes seguir ampliando de la misma manera (6 puntos cada 2 vueltas) hasta que tengas una medida que más o menos se ajuste a tu mano. Recuerda que se tiene que ajustar a la parte más ancha de la mano, porque a partir de ahora no vamos a ampliar y vamos a hacer únicamente un tubo de cuerda.

Repite un punto en cada punto hasta que tengas la longitud deseada, más o menos por debajo de la muñeca. Yo he hecho 18 vueltas.

Haz unas 20 cadenetas. Únelas al punto siguiente con un punto raso. Haz una vuelta más de puntos rasos. Cuando vuelvas a llegar a la cadeneta, ya puedes cerrar cortando el hilo y tirando de la hebra que te queda en la aguja hasta que el hilo salga por el punto.

Coge la aguja lanera y esconde el resto del hilo entre los puntos de tu guante.

guante-de-crin-03

Ya solo te queda ponerte un par de velas en el lavabo, sacar el bote de exfoliante tropical o las sales de baño y darte un homenaje. Porque te lo mereces. Y porque vale la pena celebrar que nunca más vamos a tener que empeñar la Wii para comprarnos un guante de crin.

Paula
Paula
paula@demodebooks.com

Soy la mitad de Demodé, pero también soy escritora, traductora, profe y futbolera. Prefiero un buen vermut a una merienda dulce, los gatos a los perros y dormir a madrugar. Soy caótica, desordenada y adicta al cine, la ciencia ficción y las artes marciales.

2 Comments
  • Aurea_IamaMess
    Posted at 12:31h, 17 Octubre Responder

    ¡Me encanta! Más de una vez he pensado en hacerme uno… ¡y no me atrevía! Pero es mucho más monoso que los comprados ¡apuntada nueva tarea!

    • Paula
      Paula
      Posted at 15:58h, 17 Octubre Responder

      Y ya verás, súper cómodo de usar… Con el tiempo se vuelve más blandito y cómodo. Estoy encantada!

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies