Mesas de madera recuperada

Si el martes os contaba que guardo macetas de plástico, hoy vengo a confesar que también guardo madera. Si encuentro un palet, si veo un tronquito huérfano en el bosque… los adopto. No puedo evitarlo. Aunque mi terraza no sea habitable por culpa de mi acumulación compulsiva.

Si encima hablamos de madera recuperada, mejor que mejor. Porque no hay nada que una buena lija y un buen barniz no puedan arreglar. Si es que quieres arreglarlo.

Hoy te voy a mostrar dos mesitas diferentes. Las dos las he hecho a partir de madera recuperada y las patas de unas mesas de la famosa marca sueca. Eran tres mesas nido, que se escondían una dentro de otra, y creo que ya no están a la venta. Pero no dejes que eso te impida hacer lo mismo que he hecho yo. Seguro que tienes alguna otra mesa un poco gastada que puedes aprovechar, o a lo mejor puedes comprar unas patas en tu centro de bricolaje o tu ferretería de barrio.

Lo bueno de estas mesas es que sirven además como fondo para las fotos. Aunque mi piso no es pequeño, en casa somos cinco y los cinco tenemos gustos y aficiones totalmente diferentes, así que no tengo demasiados rincones para guardar mil tableros con distintos acabados para las fotos. Y tener los fondos incorporados en muebles de uso diario es una de las mejores soluciones ever.

Mis dos mesas están hechas con madera diferente y con métodos de unión diferentes… vamos a ver cómo.

mesas-de-madera-recuperada-30

 

La mesa blanca

Hace unos meses mi hija cambió de cama. Tiene una de esas que van creciendo con ella y la abrimos del todo porque necesitaba más espacio. Y le cambiamos el somier. El viejo era de listones de pino que, evidentemente, no podía tirar a la basura sin más.

Así que me puse manos a la obra. Desmonté mi vieja mesa para quedarme con las patas y corté las piezas del somier a la medida que necesitaba, 50 centímetros.

Para hacerlo, usé una sierra y una ingletadora manual. No, no es mucho trabajo, y si realmente no haces tanto bricolaje como para tener una buena caladora en casa, es una solución estupenda, rápida, barata y cómoda para cortar listones y piezas pequeñas. Solo hay que tener un poco de paciencia. Y haces más brazos que haciendo flexiones.

mesas-de-madera-recuperada-50

Una vez que tuve cortados todos los listones, llegó el momento de lijar. Y te digo lo mismo que antes. Yo tengo una lijadora con la que tengo una historia de amor, pero si no haces mucho bricolaje no te hace falta nada más que un pequeño bloque de lija. Son súper baratos, los tienes de diferentes granos y son fáciles y rápidos de usar. Y como en este tipo de proyectos no buscamos la perfección, sino que no haya astillas y que el resultado sea homogéneo y agradable al tacto, con un bloque de lija tienes más que suficiente.

En esta mesa en particular, usé unas pequeñas piezas metálicas para unir los listones. Son como unas pequeñas placas con dos agujeros y realmente no tengo ni idea de cómo se llaman. Coloqué los listones como quería que estuvieran en la mesa y los atornillé con las placas.

mesas-de-madera-recuperada-51

Recuerda que para que la madera no se abra ni se agriete va de perlas hacer primero un pequeño agujero con el taladro. Y recuerda también que los tornillos se clasifican con dos números. El primero es el grosor, que va ligado a los números de las brocas del taladro, y el segundo es la longitud expresada en milímetros. Si tienes en cuenta esos dos datos, nunca te equivocarás de tornillos a la hora de hacer tus proyectos.

Si vas a usar este tipo de placas, recuerda calcular bien dónde vas a colocar las patas. Las de mis mesas son un armazón completo, así que tuve que tener mucho cuidado de dejar un espacio totalmente libre para atornillarlas.

Una vez atornillada la pinté. Utilicé chalk paint blanca y barniz ultraresistente. Este es mi favorito, te lo recomiendo sin ninguna duda. Yo uso el mate.

Di dos capas de chalk paint (lijando entre capa y capa) y dos capas de barniz (lijando también entre capas y al final). Para el lijado usé una lija muy fina, de acabado.

Y ya está. Colocada en un rincón del comedor sirve para recoger mis proyectos de punto, para dejar los mandos, para poner las patatas cuando hay partido… y también es mi fondo favorito cuando hago fotos de cócteles.

mesas-de-madera-recuperada-40

La mesa rústica

En cambio, para hacer esta mesa, que es más bajita y pequeña, usé un palet robado de casa de mi madre, que hizo obras hace poco.

Desmontar un palet no es tan fácil como parece. Hay algunos que están clavados con estacas antivampiros, como mínimo. Pero con golpes de martillo (si pones un trozo de madera entre el martillo y el palet te ahorras dejar marcas, si es que quieres ahorrártelo) y mucha paciencia, puedes llegar a desmontar unos cuantos listones. Y digo unos cuantos porque hubo algunos absolutamente imposibles de desmontar sin romperlos y astillarlos.

Una vez desmontados llega la divertida tarea de quitar los clavos. Lo mismo, la mayor parte de ellos salen con un buen par de martillazos por detrás y un tirón con unas tenazas, pero hay algunos torcidos y oxidados que simplemente se niegan.

Yo corté todos los que se negaron (y puedes ver un par en la foto) con el disco de corte de mi Dremel, mi multiherramienta. Ojo, que también se pueden serrar con mucha paciencia, pero si tienes cualquier tipo de herramienta que sirva para cortar, aprovéchala.

Cortar metal no es complicado, pero sí que tienes que tomar algunas precauciones. Básicamente, indispensable llevar gafas, y mejor si además llevas guantes. Las chispas no queman mucho, pero pueden hacer agujeros en la ropa.

Cuando ya tengas los tablones listos, puedes pasarles un paño húmedo para quitar el exceso de polvo y tierra. Y es que acumulan una cantidad brutal. Y ya puedes empezar a lijar. Aquí es donde le das más o menos personalidad a la mesa, porque si lijas mucho puedes acabar con un listón igual a los comprados, mientras que si lijas poco, solo para quitar astillas (los palets tienen muchísimas) y unificar, se verán todos los golpes.

Para unirlas, esta vez usé otro método robado directamente a los chicos de Acontraveta. Y es que los uní con un listón al que atornillé todas las tablas. Ojo, yo solo puse un listón porque luego mis patas me ayudan a darle más estructura, pero si vas a usar patas sueltas, te aconsejaría poner alguno más.

mesas-de-madera-recuperada-01

Este paso es crítico porque, a diferencia de los tablones del somier, que estaban perfectamente rectos, los del palet se doblaban (y se siguen doblando) en todas las direcciones, así que es difícil conseguir una estructura totalmente plana. Cuantos más listones le pongas más fuerza harán y más recta te quedará la mesa.

Luego ya solo queda lo de siempre: barnizar, lijar, volver a barnizar y volver a lijar con una lija de grano muy fino para darle el acabado final.

Esta mesa es más polifacética, porque va dando vueltas sin tener un rincón asignado, pero es donde va la pizza cuando hay peli, o donde apoyo los pies después de mi clase de kickboxing, y es mi fondo preferido para los DIY de cosmética natural o punto.

mesas-de-madera-recuperada-16

 

Paula
Paula
paula@demodebooks.com

Soy la mitad de Demodé, pero también soy escritora, traductora, profe y futbolera. Prefiero un buen vermut a una merienda dulce, los gatos a los perros y dormir a madrugar. Soy caótica, desordenada y adicta al cine, la ciencia ficción y las artes marciales.

4 Comments
  • Monica
    Posted at 09:04h, 06 Octubre Responder

    Uau! Ha quedado genial! Aunque me has dejado de piedra cuando has explicado que guardaste los listones de un somier. Que fuerte tía!

    • Paula
      Paula
      Posted at 09:06h, 06 Octubre Responder

      Es que, si te fijas, eran listones muy gordos, tienen casi dos centímetros de grueso. Madera premium, tía. Genial para hacer pequeños proyectos en casa. Eso sí, no saques el tema si está Xavi cerca, que hay madera por los rincones y no lo lleva bien…

  • Xènia Roca
    Posted at 08:42h, 10 Octubre Responder

    Paula cuando quieras en casa te espero con los brazos abiertos!

    Un Petó

    • Paula
      Paula
      Posted at 09:44h, 11 Octubre Responder

      Si tú me haces un pastel, yo te monto una mesa 🙂

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR