No sé si te acuerdas, pero empezamos este año con un proyecto muy chulo que no salió un poco regulero después del verano :) Sí, sí, nuestros 12 pequeños cambios, con la idea de mejorar nuestra vida y nuestros hábitos con un reto mes a mes. Nuestro objetivo era que entre todos reflexionásemos sobre nuestra manera de vivir y nuestro consumo. Que pensásemos qué cosas podíamos cambiar para ser más responsables, más sostenibles y, al fin y al cabo, más felices. Esas son cosas que nos obsesionan a todas por aquí, ¿no? Hacernos nuestra ropa, que dure, para huir de la moda...

Seamos sinceras. A la que se acaba el verano, una de las cosas que más echamos de menos es la fruta. Porque el otoño y el invierno son preciosos, claro, pero, qué rancios son con la fruta. Así que hay que echarle imaginación: manzanas con caramelo, tarta de pera, zumos de cítricos...

Te lo digo sin anestesia, directamente: es así, todo el mundo juzga el libro por la portada. Siempre. Aunque ya sabemos, porque nuestras madres nos lo repitieron hasta el hartazgo, que no hay que hacerlo, que a veces te llevas sorpresas, que hay libros feos que son maravillosos, seguimos eligiendo, entre desconocidos, por la portada. Y no es raro que lo hagamos. La vida es demasiado corta para leer todo lo que se escribe, así que, sí, hay que tener algún criterio para escoger entre lo que vamos a leer y lo que no. Y la portada nos sirve para cribar. Por...

Ayer, mientras jugaba una partida de Homescapes (nueva obsesión) tumbada en la cama, intentando inspirarme para escribir unos textos que hace días que necesito acabar, tuve una revelación. Y no, no fue cómo encarar esos textos que no hay manera de que me salgan, no. Fue otra cosa que me hizo pensar bastante (y me hizo sentir muy culpable). Fue una de esas cosas que son un poco evidentes, pero que a veces necesitamos que hagan clic en nuestro cerebro. La cosa es que de repente pensé que los que finalmente consiguen sus objetivos son aquellos dispuestos a enfrentarse a la...

¿No te encanta el momento en el que las cosas empiezan a dar fruto después de mucho tiempo de preparación y trabajo? A mí también. Mañana sale a la venta un proyecto en el que llevo trabajando varios meses. Es el de Alicia, de The Food Mood y de A mí lo que me gusta es cocinar. Un nuevo ebook para chuparse los dedos, con recetas increíbles de pasta fresca. A estas alturas ya sabes que aquí somos muy fans de hacerlo todo nosotras. Porque siempre sale mejor, siempre es más sano y más ético...

El otro día leía la entrada del blog de Sorayismo y me sentía muy identificada con ella. Y es que no lo he puesto nunca en palabras, porque el síndrome del impostor es más fuerte en mí que la Fuerza en Luke Skywalker y jamás me habría atrevido a verbalizarlo, pero siempre he querido trabajar con libros, palabras y textos. O lo que es lo mismo, ser editora. No sé si me hago la chula si te digo que aprendí a leer sola a los cuatro años, en casa, empeñada en saber qué decían esos garabatos sobre el papel, pero nunca he dejado de...

¿Qué tal el reto de marzo? Por aquí ha sido un éxito. Y ya era hora, porque con los dos primeros retos la cosa fue más floja y yo necesitaba un triunfo por pequeño que fuera. He tirado algunas cosas. Pero casi nada. No ha habido verduras o frutas muertas, ni ninguna otra víctima inocente. Y he encontrado una manera de organizarme más o menos para dejar el cajón de frescos a cero. Para el reto de abril voy bastante sobrada. Sí, ya sé que es un poco repelente decirlo así, pero es que es verdad. En este aspecto sí que hemos sido...

Una de las cosas que menos me gusta de la gente que es famosa es que no puede cambiar de opinión. Siempre hay una hemeroteca para recordarles que otro día dijeron otra cosa y siempre hay un dedo acusador que los llama "chaqueteros" o cualquier otra lindeza similar. Y, ¿qué quieres que te diga? Para mí una de las cosas más maravillosas de ser humana es que suelo ser una contradicción andante. Por ejemplo, señora, yo soy muy punk. Últimamente no paro de repetirlo, pero es que creo que es el adjetivo que cuadra totalmente con mi forma de ser. Me río...

No hay merienda digna sin unas buenas galletas de chocolate. De esas que quedan crujientes por fuera, pero blanditas y masticables por dentro; de las que salen del horno con los trocitos de chocolate fundidos y te dejan los dedos y la boca manchados; de las que están tan ricas que dices que solo te vas a comer una pero acabas arrasando como si no hubiera mañana. Estas galletas son un éxito rotundo en casa. Nunca duran más de un día, pese a que con esta receta salen unas 20 de buen tamaño. La primera se come siempre muy caliente, recién...

¡Tenemos nueva sección! Y es que una de las mejores cosas de este trabajo es conocer gente estupenda con proyectos estupendos, ideas geniales y entusiasmo para parar un mercancías cargado de contenedores industriales. Tenemos la suerte de tratar con blogueros, artistas y creativos y de salir de la reuniones con las pilas cargadas y una sonrisa en la cara. Nos parecía una pena absoluta que eso nos lo quedásemos solo para nosotras, que no pudiésemos compartir contigo esos chutes de energía que nos ayudan a continuar los días grises, esos en los que nada sale bien y preferirías quedarte en la cama en posición fetal. Y...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies