¿No te encanta el momento en el que las cosas empiezan a dar fruto después de mucho tiempo de preparación y trabajo? A mí también. Mañana sale a la venta un proyecto en el que llevo trabajando varios meses. Es el de Alicia, de The Food Mood y de A mí lo que me gusta es cocinar. Un nuevo ebook para chuparse los dedos, con recetas increíbles de pasta fresca. A estas alturas ya sabes que aquí somos muy fans de hacerlo todo nosotras. Porque siempre sale mejor, siempre es más sano y más ético...

No he estado nunca en México, pero todo lo mexicano me encanta. La comida, los margaritas, las rancheras y su variante del español. Y Guillermo del Toro y Gael García Bernal. Me gustan su cultura y su pintura y me fascinan su historia convulsa, sus revoluciones y su carácter único. Y tengo amigos estupendos que son de ahí, como Alma y Jaime. En fin, que México es un país que me da buen rollo. Así que no hay nada mexicano que no pruebe con el convencimiento total y absoluto de que me va a encantar. Y la michelada no es ninguna...

El otro día leía la entrada del blog de Sorayismo y me sentía muy identificada con ella. Y es que no lo he puesto nunca en palabras, porque el síndrome del impostor es más fuerte en mí que la Fuerza en Luke Skywalker y jamás me habría atrevido a verbalizarlo, pero siempre he querido trabajar con libros, palabras y textos. O lo que es lo mismo, ser editora. No sé si me hago la chula si te digo que aprendí a leer sola a los cuatro años, en casa, empeñada en saber qué decían esos garabatos sobre el papel, pero nunca he dejado de...

Siempre que preparamos un libro, el cuartel general parece un campo de batalla y mis días parecen tener 10 horas en lugar de 24. Hay MUCHO por hacer y siempre parece que tenemos poco tiempo. Por eso parezco un pollo sin cabeza la mayor parte del día y en casa comemos más pizza y más chino de lo habitual. Pero, indefectiblemente, cuando la cosa ya está encaminada, cuando ya tenemos el libro terminado, cuando lo miro y lo remiro y lo leo por centésima vez...

¿Qué tal el reto de marzo? Por aquí ha sido un éxito. Y ya era hora, porque con los dos primeros retos la cosa fue más floja y yo necesitaba un triunfo por pequeño que fuera. He tirado algunas cosas. Pero casi nada. No ha habido verduras o frutas muertas, ni ninguna otra víctima inocente. Y he encontrado una manera de organizarme más o menos para dejar el cajón de frescos a cero. Para el reto de abril voy bastante sobrada. Sí, ya sé que es un poco repelente decirlo así, pero es que es verdad. En este aspecto sí que hemos sido...

Soy famosa entre mis amigos por las cosas más peregrinas. Por ejemplo, por tejer de pie o en el cine. O por ser la que siempre pide picante vayamos donde vayamos. Por tener datos inútiles en la cabeza que me hacen ser letal jugando al Trivial (¿alguien juega todavía al Trivial? Porque yo lo digo pero hace AÑOS que no toco uno). Incluso por ser futbolera y un poco repelentilla en algunos momentos. Pero si hay algo por lo que soy famosa en el mundo entero es por preparar unos mojitos espectaculares (y una caipirinha que levanta a los muertos,...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies