Siempre que preparamos un libro, el cuartel general parece un campo de batalla y mis días parecen tener 10 horas en lugar de 24. Hay MUCHO por hacer y siempre parece que tenemos poco tiempo. Por eso parezco un pollo sin cabeza la mayor parte del día y en casa comemos más pizza y más chino de lo habitual. Pero, indefectiblemente, cuando la cosa ya está encaminada, cuando ya tenemos el libro terminado, cuando lo miro y lo remiro y lo leo por centésima vez...

¿Qué tal el reto de marzo? Por aquí ha sido un éxito. Y ya era hora, porque con los dos primeros retos la cosa fue más floja y yo necesitaba un triunfo por pequeño que fuera. He tirado algunas cosas. Pero casi nada. No ha habido verduras o frutas muertas, ni ninguna otra víctima inocente. Y he encontrado una manera de organizarme más o menos para dejar el cajón de frescos a cero. Para el reto de abril voy bastante sobrada. Sí, ya sé que es un poco repelente decirlo así, pero es que es verdad. En este aspecto sí que hemos sido...

Soy famosa entre mis amigos por las cosas más peregrinas. Por ejemplo, por tejer de pie o en el cine. O por ser la que siempre pide picante vayamos donde vayamos. Por tener datos inútiles en la cabeza que me hacen ser letal jugando al Trivial (¿alguien juega todavía al Trivial? Porque yo lo digo pero hace AÑOS que no toco uno). Incluso por ser futbolera y un poco repelentilla en algunos momentos. Pero si hay algo por lo que soy famosa en el mundo entero es por preparar unos mojitos espectaculares (y una caipirinha que levanta a los muertos,...

Una de las cosas que menos me gusta de la gente que es famosa es que no puede cambiar de opinión. Siempre hay una hemeroteca para recordarles que otro día dijeron otra cosa y siempre hay un dedo acusador que los llama "chaqueteros" o cualquier otra lindeza similar. Y, ¿qué quieres que te diga? Para mí una de las cosas más maravillosas de ser humana es que suelo ser una contradicción andante. Por ejemplo, señora, yo soy muy punk. Últimamente no paro de repetirlo, pero es que creo que es el adjetivo que cuadra totalmente con mi forma de ser. Me río...

No hay merienda digna sin unas buenas galletas de chocolate. De esas que quedan crujientes por fuera, pero blanditas y masticables por dentro; de las que salen del horno con los trocitos de chocolate fundidos y te dejan los dedos y la boca manchados; de las que están tan ricas que dices que solo te vas a comer una pero acabas arrasando como si no hubiera mañana. Estas galletas son un éxito rotundo en casa. Nunca duran más de un día, pese a que con esta receta salen unas 20 de buen tamaño. La primera se come siempre muy caliente, recién...

¡Tenemos nueva sección! Y es que una de las mejores cosas de este trabajo es conocer gente estupenda con proyectos estupendos, ideas geniales y entusiasmo para parar un mercancías cargado de contenedores industriales. Tenemos la suerte de tratar con blogueros, artistas y creativos y de salir de la reuniones con las pilas cargadas y una sonrisa en la cara. Nos parecía una pena absoluta que eso nos lo quedásemos solo para nosotras, que no pudiésemos compartir contigo esos chutes de energía que nos ayudan a continuar los días grises, esos en los que nada sale bien y preferirías quedarte en la cama en posición fetal. Y...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies