Nueva entrada robada vilmente de Tres Pompones. Desde que empecé con el blog y a leer otros blogs, tengo dos enfermedades graves. La primera es el culoveoculoquierismo. No miréis para otro lado, que sé que la sufrís todos en silencio, como las hemorroides. Eso de ver que fulanita ha cosido esto, que menganito ha tejido lo otro, que esta hace unas fotos de caerse de culo y que el otro cocina como los ángeles...

Esta frase me parece sublime. Y no solo porque yours truly sea súper fan de Robert Louis Stevenson (que también), sino porque me parece gloriosa y muy acertada. Vivimos en un mundo que valora las cosas por sus resultados, así que es fácil que esa sea nuestra vara de medir. Si has conseguido algo, si tienes algo que enseñar, te parece que el día ha ido genial. Claro, hoy has entregado un trabajo o acabado ese proyecto que tenías hace días sobre la mesa o en la cabeza. Y, a ver, no te digo que eso no lo valores y no...

Último viernes de agosto. ¿Por donde andas? ¿Has vuelto a casa? ¿Ya estás trabajando? ¿preparando la vuelta al cole? Venga, yo te confieso que estoy disfrutando del fresquito del norte de España, de sus vinos, su comida y su buena gente. Esta semana me toca a mí dar envidia de la sana (ejem) por Instagram. Ya me tocaba, ¿no? Nos despedimos de agosto con una gran sonrisa y con mucha impaciencia, porque ahora empieza lo mejor. Tenemos las pilas cargadas, muchas libretas llenas de ideas, sesiones de fotos planificadas y un montón de novedades. Estate muy atenta y, si no te quieres perder...

  No podemos evitar pensar que las cosas son lineales. Creemos que todo tiene un principio y un final, y que la dirección es siempre hacia delante. Hay un camino marcado y hay que recorrerlo. Pero, ¿sabes qué? No es verdad. Puedes volver atrás siempre que quieras, puedes hacer una pausa y coger un sendero alternativo, parar en casa de Tom Bombadil y olvidarte del anillo que llevas en el bolsillo. Desandar todo el camino porque no te gusta y volver a la bifurcación para escoger el otro. Puedes volver a empezar, o decidir que no quieres ir adelante, sino que quieres ir hacia...

Tercera semana de agosto. Paula sigue por Japón, dando mucha envidia con cada foto que cuelga, ¿lo has visto? ¿A que da rabia de la buena? En nuestro Instagram hay algún ejemplo de lo mal que se lo está pasando. Yo sigo por aquí, disfrutando de Barcelona en agosto y manteniendo el cuartel general en plena forma. Ya te aviso que más adelante pienso dar también mucha rabia. Pero por el momento es todo mojitos y margaritas en una ciudad desierta de autóctonos e invadida por los turistas. ¿Te acuerdas de el reto que te propusimos el  mes pasado, por aquí? Pues estamos recogiendo...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies