Sabes que este es mi espacio. Es el sitio al que te traigo un poco de inspiración e ideas de las redes y es donde te hablo de cómo van las cosas por el nuevo cuartel general (aunque en Instagram soy un poco más plasta con este tema). Vaya, que es mi desahogo de todo este estrés de la mudanza transoceánica. Y no sabes cuánto te agradezco que me dejes que te use como terapia, que aquí la vida es muy cara y no me da para pagar psicólogo...

Hace frío. Que ya sé que lo sabes, pero es que hace frío. Y cuando parece que te congelas desde dentro y que ningún jersey te calienta lo suficiente, tienes que ingerir una de esas bombas que explotan en el estómago y tienen una onda expansiva que calienta todo el piso. Y eso es lo que te traemos hoy. Una bomba de anís. Un bombón de anís líquido. Igual que el mes pasado te dije que el vermut era la bebida de mis amores, te voy a confesar que el anís me deja bastante fría. No me gusta particularmente. Pero a...

Esto de vivir al otro lado del charco es todo un reto. Por muchas razones, pero hoy te voy a explicar la obsesión que tienen por la decoración. El locurote de Halloween me dejó exhausta y yo, pobre de mí, que pensaba que hasta Navidades tenía tiempo de reponerme, juas, juas...

Me estreno en el apartado #Demodeñam con una crema de calabaza. No podía ser de otra manera. Y es que seguro que no te extraña, con la de fotos de calabazas que he colgado en Instagram en octubre. Nunca en mi vida había tenido tal cantidad de calabazas, pero es que este país me ha vuelto adicta a ellas. Son preciosas, son únicas, no hay dos iguales y las querría adoptar todas. Este primer año en el nuevo cuartel general hemos hecho todo lo que se tiene que hacer con una calabaza. Hemos ido a un campo de calabazas a escoger la...

Hace unos meses, Agus nos invitó a desayunar. Ya sabes que nosotras no decimos nunca que no a ningún plan, particularmente si incluye buena compañía, unos mates y unas galletas de Nutella de Sil's Cakes. Facilonas que somos. Así que para allá que nos fuimos con los bártulos, la cesta de picnic y las agujas de tejer, porque si quedamos con Agus sabemos positivamente que le vamos a dar a la lana. En el rato que estuvimos con ella, Agus terminó un monedero del que nos enamoramos perdidamente, y yo le eché una mano para coserlo y aprender, por fin, a...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies