Hace unos meses me compré un guante de crin en una de esas tiendas que venden productos naturales no testados en animales. Una de esas tiendas en las que todo está hecho con cosas de muy lejos: el cacao es de Madagascar, la miel es de abejas tibetanas y el barro es de los volcanes guatemaltecos. Vamos, que me costó un riñón. Y aunque lo uso religiosamente todos los días y estoy encantada con él, cuanto más lo miro, más tonta me siento, porque el guante de crin es, en sí mismo, una tontería mayúscula. Los hay más complicados, pero...

Seguimos con nuestra cruzada particular. Sí, sí, ya sabes, la de vaciar los contenedores y aprovechar todo lo que tenemos en casa para poder hacer DIY buenos, bonitos y sobre todo, baratos. La de dejar de tener un alijo peligroso guardado en un armario. Sí, ese alijo, ese que casi se te cae encima cada vez que abres la puerta para sacar la plancha o el taladro. Y es que no hace falta empeñar un riñón para comprar material de manualidades, ni hacer pedidos a la otra punta del mundo. Lo único que necesitas es mirar con un poco de cariño...

La semana pasada me volví loca con tantas ideas de helados, así que para esta semana te he preparado un post de ideas sueltas, que me han quedado en el tintero de Pinterest durante este verano y que, o te las enseño ahora o no podré mostrártelas, porque pronto llegará el tiempo de las calabazas y luego Navidad y ya no tendrán sentido. Y es que, no sé si te has dado cuenta, pero ya no es verano en el hemisferio norte. Creo que soy más consciente que nunca de este cambio de estación, básicamente porque por el nuevo cuartel general...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies