Seamos sinceras. A la que se acaba el verano, una de las cosas que más echamos de menos es la fruta. Porque el otoño y el invierno son preciosos, claro, pero, qué rancios son con la fruta. Así que hay que echarle imaginación: manzanas con caramelo, tarta de pera, zumos de cítricos...

Voy a ser sincera: he estado dándole muchas vueltas a esto del cóctel del mes. No sé si realmente encaja con nuestro calendario editorial normal, en el que hablamos, principalmente, de libros. Pero es que desde que empezamos con Demodé y a lo largo de todos los cambios que hemos ido haciendo, siempre, siempre, hemos conservado el cóctel. Es nuestra seña de identidad. Y, sinceramente, cuando estás peleándote con una frase, la portada o la maquetación de tu libro, nada mejor que hacer una pausa y darte a la bebida. El margarita de sandía que publicamos hace unos meses triunfó como...

Siempre que me imagino a mí misma siendo muy elegante y sofisticada, no sé por qué me viene a la mente la imagen de un vestido de los años 20 de talle largo y con muchos flecos, un cóctel rojo en la mano y una pierna levantada hacia atrás, que es como el dedo meñique muy estirado cuando tomas el té: una señal de elegancia suprema. En el vestido años 20 estoy trabajando. Que sí. Desde que vi Midnight in Paris sueño con un vestido así y le voy dando vueltas a diferentes patrones. En algún momento llegará. Pero el cóctel rojo...

No he estado nunca en México, pero todo lo mexicano me encanta. La comida, los margaritas, las rancheras y su variante del español. Y Guillermo del Toro y Gael García Bernal. Me gustan su cultura y su pintura y me fascinan su historia convulsa, sus revoluciones y su carácter único. Y tengo amigos estupendos que son de ahí, como Alma y Jaime. En fin, que México es un país que me da buen rollo. Así que no hay nada mexicano que no pruebe con el convencimiento total y absoluto de que me va a encantar. Y la michelada no es ninguna...

Soy famosa entre mis amigos por las cosas más peregrinas. Por ejemplo, por tejer de pie o en el cine. O por ser la que siempre pide picante vayamos donde vayamos. Por tener datos inútiles en la cabeza que me hacen ser letal jugando al Trivial (¿alguien juega todavía al Trivial? Porque yo lo digo pero hace AÑOS que no toco uno). Incluso por ser futbolera y un poco repelentilla en algunos momentos. Pero si hay algo por lo que soy famosa en el mundo entero es por preparar unos mojitos espectaculares (y una caipirinha que levanta a los muertos,...

Déjame confesar antes que nada que no soy fan de James Bond. Y lo he intentado. Tolero las pelis, pero no me cae bien el personaje: ese superhéroe machista y un poco esnob que no parece humano de tan perfectamente impostado. Tengo, eso sí, mis 007 favoritos: Sean Connery y Pierce Brosnan. Ese rollito flemático inglés me hace hasta cierto punto gracia. Pero no, no soy de las que esperan impaciente la próxima entrega de la saga y, sinceramente, las pelis me parecen un poco fantasmonas. Sin embargo, soy cinéfila y vivo en el planeta Tierra, así que, por supuesto, he oído...

Nosotras somos mucho de brindar, ya tú sabes. Nos gusta más un copazo que al monstruo de las galletas una cookie de chocolate. Nuestras reuniones de trabajo suelen ser de cerveza, vermut o cóctel más que de café o té. Y  a veces montamos mañanas de mixing para buscar alguna bebida interesante para el blog y se nos va la cosa de las manos. No sé si es algo muy latino o si esa es la excusa que nos damos para poder empinar el codo sin remordimientos (como si necesitáramos excusas) pero es una de nuestras señas de identidad y no pensamos renunciar a ella....

Hace frío. Que ya sé que lo sabes, pero es que hace frío. Y cuando parece que te congelas desde dentro y que ningún jersey te calienta lo suficiente, tienes que ingerir una de esas bombas que explotan en el estómago y tienen una onda expansiva que calienta todo el piso. Y eso es lo que te traemos hoy. Una bomba de anís. Un bombón de anís líquido. Igual que el mes pasado te dije que el vermut era la bebida de mis amores, te voy a confesar que el anís me deja bastante fría. No me gusta particularmente. Pero a...

Se ve que "vermut" es una palabra alemana. No lo sabía, gracias, RAE. Pero venga de donde venga la palabra, es una de nuestras bebidas favoritas en el cuartel general. Quizás sea porque ya solo el nombre nos evoca mediodías de verano, con los amigos, en una terraza, peleándonos por la última oliva o pidiendo otra de bravas en esos aperitivos que se alargan hasta convertirse en una comida improvisada. O porque es bebida de bar de viejos, de esos que tienen los mejores bocadillos, las mejores tapas y la mejor conversación. Sea por lo que sea, en chez Demodé...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies