Vamos a seguir avanzando en nuestros consejos de maquetación para que no te dé un telele cada vez que te tengas que poner a pensar cómo diseñar tu libro. En la primera entrega hablamos, principalmente de organizar el texto, jerarquizarlo, organizarlo de tal manera que tenga lógica para que tengas claro qué texto vas a resaltar y cómo. Es decir, ya sabes cuáles son los títulos, los textos destacados y los subtítulos de tu libro. Has pensado en la jerarquía para saber qué es lo más importante y cómo dejarlo claro sobre el papel. Hoy vamos a ver cómo decidir colores y...

A lo mejor eres de los míos. Te ves capaz de escribir un libro. Te ves capaz de pelearte con el texto, de pasar horas puliéndolo y de acabar con un buen borrador en las manos. Incluso te ves saliendo victorioso del proceso de corrección y edición. Te costará más o menos, pero no te da miedo. Sin embargo, al oír la palabra “diseño” te salen una urticaria por todo el cuerpo y quieres esconderte entre las sábanas para no salir jamás. Te confieso que para mí la cosa era así. Me daba pánico el concepto de la maquetación en sí...

Te lo digo sin anestesia, directamente: es así, todo el mundo juzga el libro por la portada. Siempre. Aunque ya sabemos, porque nuestras madres nos lo repitieron hasta el hartazgo, que no hay que hacerlo, que a veces te llevas sorpresas, que hay libros feos que son maravillosos, seguimos eligiendo, entre desconocidos, por la portada. Y no es raro que lo hagamos. La vida es demasiado corta para leer todo lo que se escribe, así que, sí, hay que tener algún criterio para escoger entre lo que vamos a leer y lo que no. Y la portada nos sirve para cribar. Por...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies