No sé si te acuerdas, pero empezamos este año con un proyecto muy chulo que no salió un poco regulero después del verano :) Sí, sí, nuestros 12 pequeños cambios, con la idea de mejorar nuestra vida y nuestros hábitos con un reto mes a mes. Nuestro objetivo era que entre todos reflexionásemos sobre nuestra manera de vivir y nuestro consumo. Que pensásemos qué cosas podíamos cambiar para ser más responsables, más sostenibles y, al fin y al cabo, más felices. Esas son cosas que nos obsesionan a todas por aquí, ¿no? Hacernos nuestra ropa, que dure, para huir de la moda...

Ha habido silencio de radio por aquí, un poco inesperadamente. Pero es que a veces las cosas pasan sin más y Demodé ha ido creciendo de maneras que yo no había anticipado. Porque eso es lo más bonito de todo, ¿no? Que las cosas crezcan y destrocen totalmente los planes que habías hecho hasta tal punto que tengas que replantearte el sentido de la vida. Total, vamos a empezar nueva temporada. Una nueva temporada un poco diferente, porque Demodé ha mutado (tengo una editorial mutante, ya puedo morir en paz) y ha empezado a prestar servicios de edición. Es decir, que no...

¿Qué tal el reto de marzo? Por aquí ha sido un éxito. Y ya era hora, porque con los dos primeros retos la cosa fue más floja y yo necesitaba un triunfo por pequeño que fuera. He tirado algunas cosas. Pero casi nada. No ha habido verduras o frutas muertas, ni ninguna otra víctima inocente. Y he encontrado una manera de organizarme más o menos para dejar el cajón de frescos a cero. Para el reto de abril voy bastante sobrada. Sí, ya sé que es un poco repelente decirlo así, pero es que es verdad. En este aspecto sí que hemos sido...

Una de las cosas que menos me gusta de la gente que es famosa es que no puede cambiar de opinión. Siempre hay una hemeroteca para recordarles que otro día dijeron otra cosa y siempre hay un dedo acusador que los llama "chaqueteros" o cualquier otra lindeza similar. Y, ¿qué quieres que te diga? Para mí una de las cosas más maravillosas de ser humana es que suelo ser una contradicción andante. Por ejemplo, señora, yo soy muy punk. Últimamente no paro de repetirlo, pero es que creo que es el adjetivo que cuadra totalmente con mi forma de ser. Me río...

Febrero siempre me da subidón, porque es un mes rápido y exacto. Dura cuatro semanas justas (salvo los años bisiestos, pero eso es solo el 25% de las veces) y todo cuadra perfectamente. Ya sabes que yo tengo un TOC y febrero encaja a la perfección con esas pequeñas obsesiones diarias. Este febrero ha sido particularmente duro porque lo de vivir sin químicos me ha costado la vida. Yo creía que no, que iba a ser más fácil. De hecho, creía que ya consumíamos pocos químicos. Y me he dado de bruces contra la realidad: nuestro consumo de químicos escondidos es...

Hace muchos años leí un libro maravilloso de Virginia Woolf que se llama "Una habitación propia". Un libro que debería recuperar y volver a leer porque es de esos que te inflaman por dentro y te hacen sentir peleona y orgullosa de ser mujer. Un libro de esos que "empoderan", que parece que es la palabra de moda. O lo que es lo mismo, de los que te dan herramientas para pensar, crecer y superarte. El libro se centra en un espacio físico y un espacio mental para escribir. Defiende que todas las mujeres deben tener dinero y espacio para explotar...

El mes pasado empezamos 12 pequeños cambios, un proyecto con el que esperamos ir cambiando poco a poco diferentes hábitos y cosas que no acaban de funcionar. Una especie de propósitos de año nuevo extendidos porque, sinceramente, he ido al gimnasio dos días en enero. Dos míseros días. Y de la comida mejor ni hablamos. Te recuerdo que es un proyecto personal que tenemos entre Mar, Gemma y yo y que, aunque está en mi blog, también quería hablar de él aquí para que llegue a más gente...

Hoy no va a haber cóctel, ni idas de la olla, ni largas reflexiones ni nada de nada. Porque hoy estoy triste. Pero tampoco va a haber lágrimas, ni mal rollo, ni comentarios para dar pena. Porque te voy a hablar de personas maravillosas. Y aunque hoy esté triste y esa tristeza se vaya a quedar conmigo para siempre, estoy tan feliz, tan contenta, tan agradecida de haber podido compartir mi vida con ellas que la felicidad que tengo en el cuerpo supera infinitamente todas las penas. Este fue el día que conocí a Indara y a Iván. A Xènia la había conocido un...

Sinceramente, soy de las que han subido relativamente tarde al tren de las series. Cosa que me sorprende, porque a mi gen coleccionista le mola mucho eso de ir tachando capítulos hasta llegar al último y saber que lo has visto todo, que no se te escapa nada. Y es que, de pequeña, me parecía que las series eran eternas, no tenían principio ni final. O sí, a lo mejor tenían final, pero, ¿a quién le importaba? No te puedes imaginar la decepción que me llevé hace poco cuando me di cuenta de que V tiene apenas dos temporadas y 21...

Yo se lo digo a todo el que me quiera escuchar: para mí, tejer, coser, bricolajear o cocinar es una necesidad física. No, no se trata de un hobby, ni de una afición, ni de algo que me guste. Para mí es totalmente esencial. Porque yo tejo para no matar a nadie. ¿Has oído esta frase? Es muy habitual en inglés ("I knit so I don't kill people") y siempre me ha parecido muy graciosa (y me he sentido un poco identificada, ejem), pero ayer descubrí que es totalmente cierto. Y bueno, vale, quizás no tejo para no matar a nadie,...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies