San Valentín para todos

Señores, empieza febrero. Un mes que a mí me encanta porque es cortito y casi todos los años es divisible por siete, con lo que en el calendario te quedan los días perfectamente simétricos (¿friki quién?). Y los años en los que no es divisible por siete hay un día extra. ¡Un día extra! ¿Se te ocurre algo más guay que tener, de repente, un día extra? Día para el que además hay un montón de tradiciones, como, por ejemplo, comer ñoquis, que son una de mis comidas favoritas. Los ñoquis del 29. Que se tienen que comer con un billete debajo del plato para tener suerte y dinero. Febrero es un mes guay.

Pero desde hace algunos años parece que me están robando el mes de febrero. Sales a la calle y está todo tapizado de corazones, todo forrado de color rosa, las tiendas invitándote a gastarte un riñón para que tu pareja sepa que le quieres mucho. Pero, ¿esto qué es?

En el cuartel general nos negamos en redondo. Sí, sí, nos negamos a celebrar San Valentín como una fiesta consumista y cursi. No queremos.

El 14 de febrero es, en muchos lugares del mundo, un día para celebrar el amor. Y no nos parece mal. Pero hay una diferencia abismal entre celebrar el amor y cubrir las calles de corazones y de mensajes cursis.

El amor no es una exclusiva de las parejas superglue. El amor es algo universal que sentimos por un montón de gente. No es algo que solo puedes celebrar si tienes pareja. Es algo que sientes por tus amigos, por tu familia y a veces incluso por auténticos desconocidos durante un instante en medio de la calle. Es lo que nos hace humanos.

Así que, puestos a importar tradiciones de otros países, vamos a importarlas bien. ¿Sabías que en EE. UU. (nuestro principal proveedor de tradiciones) el 14 de febrero no lo celebran únicamente las parejas? Los niños llevan regalitos a sus amigos del cole. La gente queda para cenar con amigos. Se intercambian tarjetas cariñosas.

¿Por qué no celebrar el amor como lo que realmente es?

Te retamos a dejarte de ñoñeces y a preparar algo diferente para el 14 de febrero (que además este año es domingo y cae genial):

Prepara un aperitivo o un brunch con amigos o con tu familia.

un picnic, porque nos está haciendo un sol espectacular. O una fiesta de cócteles a media tarde. Invita a todo el mundo y que cada uno traiga algo. Rebusca entre nuestras ideas para el fin de semana para montar tu fiesta. Y olvídate de cenas románticas.

Brunch

Haz una tarde de juegos de mesa.

Pero además de los tradicionales, invéntate otros para celebrar la fecha. Puedes hacer que cada persona escriba una cosa agradable de todas las demás y meterlas todas en un sobre o un bote de cristal para que cada uno de tus amigos se lleve a casa un montón de mensajes para abrir cuando tengan un mal día. Obligar al perdedor de cada ronda a pagar una prenda y contar un secreto. Lo que sea que te ayude a estrechar la relación con la gente a la que quieres. Los juegos de mesa deberían ser obligatorios para todas las familias y los grupos de amigos.

Deja notas bonitas.

En el despacho de un amigo, en la nevera de su casa, debajo de la almohada. ¿No te pasa a veces que recibes un correo de buen rollo inesperado y no hay quien te quite la sonrisa durante todo el día? Pues hazles eso a las personas a las que quieres. También puedes mandar un whatsapp porque sí a media mañana, o un correo cariñoso por la tarde. Una cosa sin grandes explicaciones, solo porque te apetece alegrarle el día a alguien.

SobresPersonalizados07

Haz favores.

Compra comida hecha (o mejor, hazla tú!) y llévala a casa de tus padres . Acaba de tejer por fin la bufanda que le prometiste a tu amiga y llámala para que la recoja mientras os tomáis el aperitivo. Siéntate con tu amigo para enseñarle eso que siempre dices que un día le enseñarás. Ve a ver a tu abuela o llama a ese amigo al que le debes una conversación. Siempre tenemos buenas intenciones, pero muchas veces dejamos que se diluyan. En febrero no lo permitas. Haz que esa persona se sienta querida y atendida.

Compra una bolsa de chocolatinas.

O de caramelos. O una caja de bombones. Métetela en el bolso y reparte un detalle dulce entre toda la gente a la que vayas a ver ese día. O mete una en cada buzón de tu piso.

Cóctel

Este mes te vamos a dar mucho la vara con esto. Con dejar de celebrar San Valentín como si fuera un algodón de azúcar empapado en caramelo y empezar a darle el valor que tiene. Porque trivializar el amor de la manera que lo hacemos es hacer que pierda su valor. El amor es mucho más que una pareja. Mucho más que una cena romántica. E infinitamente más que un corazón rojo. Vamos a recuperar el día del amor y a convertirlo en la fiesta que debería ser.

Paula
Paula
paula@demodebooks.com

Soy la editora detrás de Demodé, pero también soy escritora, traductora, profe, tejedora y futbolera. Prefiero un buen vermut a una merienda dulce, los gatos a los perros y dormir a madrugar. Soy caótica, desordenada y adicta al cine, la ciencia ficción y las artes marciales.

2 Comments
  • Ideas para el fin de semana - Demodé
    Posted at 10:33h, 12 febrero Responder

    […] de la festividad que se nos viene encima porque lo hemos dejado muy claro estas semanas por aquí, por Facebook, por Instagram, por el cielo con señales de humo y por el mar en una botella con […]

  • amarres de amor
    Posted at 02:38h, 21 octubre Responder

    excelentes ideas muchas gracais me han sido de gran utilidad. saludos

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies