Siempre que me imagino a mí misma siendo muy elegante y sofisticada, no sé por qué me viene a la mente la imagen de un vestido de los años 20 de talle largo y con muchos flecos, un cóctel rojo en la mano y una pierna levantada hacia atrás, que es como el dedo meñique muy estirado cuando tomas el té: una señal de elegancia suprema. En el vestido años 20 estoy trabajando. Que sí. Desde que vi Midnight in Paris sueño con un vestido así y le voy dando vueltas a diferentes patrones. En algún momento llegará. Pero el cóctel rojo...

Hoy es un viernes muy especial. Y por algo muy elemental, nada extraordinario. Según como se mire, claro. Pero para Paula y para mí seguro que es una nueva etapa. Las enanas del nuevo cuartel general empiezan a ir al cole. Es decir, que yo volveré a recuperar un poco de espacio, a tener tiempo para la lista interminable de cosas que tengo por hacer y que durante estos últimos meses he descuidado. Aunque eso no quiere decir que haya esta quieta, ¿eh? Pero ahora ya veo la luz, veo esas horas y, como diría Paula, estoy empezando a hiperventilar. No...

Poco a poco nos vamos sincronizando y tú lo estas viendo y viviendo con nosotras, ¿se nota? Dentro de muy poquito vas a empezar a vivir una nueva etapa para Demodé. Sí, sí...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies