Por fin me he puesto mis calcetines gordos de andar por casa. Son enormes, de lana basta de ovejas de los Pirineos. Me los regaló mi suegra, María, que los compró en una fábrica artesana de lanas. Y son mis fieles compañeros cuando empieza esa temporada en la que no quieres salir de la cama, no porque tengas sueño, sino porque fuera de las sábanas la temperatura es asesina. Me los pongo en cuanto me levanto y me recuerdan todas las cosas buenas que tiene esta época del año: tejer sin coger el sarampión, las hojas rojas y amarillas, las castañas y los...

Poco a poco nos vamos sincronizando y tú lo estas viendo y viviendo con nosotras, ¿se nota? Dentro de muy poquito vas a empezar a vivir una nueva etapa para Demodé. Sí, sí...

¿No te parece a veces que el tiempo vuela? Bueno, más que a veces, siempre, ¿no? Ya estamos en noviembre y nos da pavor hacer balance porque ha sido un año de locos. Antes de que nos demos cuenta estaremos comiendo las uvas y empezando ya...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies