Ah, la bañera. La piscina de los pobres, el jacuzi del pueblo llano. La masa de agua con la que nos conformamos hasta que nos toque la lotería o nos liemos a estafar como la otra mitad del país. La bañera. No, no la llenamos a menudo para no acabar con el agua de los pantanos ni causar otras hecatombes ecológicas, pero de vez en cuando nos damos un capricho, abrimos el grifo a tope y le ponemos aunque sea un buen chorro de gel para que eso haga espuma y nos dé la sensación de estar en un spa de...

Hoy es un viernes muy especial. Y por algo muy elemental, nada extraordinario. Según como se mire, claro. Pero para Paula y para mí seguro que es una nueva etapa. Las enanas del nuevo cuartel general empiezan a ir al cole. Es decir, que yo volveré a recuperar un poco de espacio, a tener tiempo para la lista interminable de cosas que tengo por hacer y que durante estos últimos meses he descuidado. Aunque eso no quiere decir que haya esta quieta, ¿eh? Pero ahora ya veo la luz, veo esas horas y, como diría Paula, estoy empezando a hiperventilar. No...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies