Tomates en conserva

¡Es temporada de cosecha! Si tienes huerto, aunque sea en el balcón, pronto vas a empezar a recoger los primeros frutos. Yo ya tengo mis primeras fresas, por ejemplo. Y ya se nos viene la época de abundancia, de tomates, de pimientos, de berenjenas recién recogidos del huerto.

Yo ya no tengo huerto, pero sigo volviéndome loca cada vez que se acerca el verano. Porque entrar a la frutería de repente es una fiesta, ¿no? Y todo súper bien de precio. Ideal para preparar conservas.

Voy a ser sincera: me encanta tener un armario en la cocina llenito hasta los topes de botes etiquetados por mí. Y aunque estoy un poco limitada, porque el envasado al baño maría no te permite guardarlo todo con seguridad, siempre hay nísperos en almíbar (mi madre tiene un árbol), salsa mexicana y tomates en conserva.

Preparar conservas es uno de los proyectos más satisfactorios que hay. Por un lado, aprovecho los botes de cristal que guardo compulsivamente. Por otro, aprovecho el producto de temporada que está bien de precio. Y por último, tengo reservas por si llega el apocalipsis zombi. Que va a llegar.

Así que hoy te cuento cómo hacer tomates en conserva. Y si te gusta el tema, luego te cuento cómo hacer salsa picante fermentada, rollo Tabasco. Que he empezado a fabricarla y soy totalmente adicta.

Para hacer tomates en conserva, necesitas:
  • Tomates. 1 kilo, 2 o 25, si los encuentras bien de precio.
  • Zumo de limón. De un par de limones mínimo, pero depende de la cantidad de tomates.
  • Sal y especias. Las que tú quieras. Yo uso pimienta y albahaca.
  • Botes de cristal.

 

Es fácil, es económico y es ideal para crisis mundiales:

Pon una olla con agua a fuego medio.

Lava bien los tomates y hazles un corte poco profundo en forma de cruz en el culo. Esto es para poder pelarlos una vez los escaldemos.

Cuando el agua de la olla hierva, mete los tomates en tandas y déjalos apenas unos segundos, o hasta un minuto, hasta que veas que la piel se despega un poco.

Saca los tomates con una espumadera y ponlos en un bol con agua helada para frenar la cocción.

Pélalos con cuidado. ¡No tires la piel! Guárdala, que pronto te enseño qué puedes hacer con ella. Tampoco tires toda el agua que van soltando los tomates, que la vamos a aprovechar.

Prepara una olla grande para cerrar los botes de tomate al baño maría. Tienes que llenarla de agua y poner algo en la parte de abajo para evitar que los botes estén en contacto directo con el suelo de la olla. Puedes ponerle una rejilla, un colador, un silpad, o incluso un trapo doblado.

Mete los botes abiertos y las tapas y deja que hierva durante unos 20 minutos. Ya sé que se hace eterno, pero queremos esterilizar los botes de cristal.

Cuando ya los tengas, sácalos con unas pinzas y ponlos sobre una tabla de cortar de madera. Trabaja rápido. Lo ideal es tenerlo todo listo cuando los botes de cristal empiecen a salir del agua.

Pon en el fondo de cada bote un poco de zumo de limón. Más o menos medio dedo. Media cucharadita de sal (o la cantidad que tú quieras) y las especias que le vayas a poner.

Empieza a meter los tomates en el bote. Aprieta bien para que quepan bastantes. A mí, de hecho, me gusta apretarlos y aplastarlos un poco. Me da igual que se abran, porque luego siempre los uso para hacer alguna salsa.

Cuando tengas el bote bien lleno, añade el agua que soltaron los tomates mientras los pelabas. Se trata de cubrir los tomates y de que haya líquido hasta casi el borde del bote. Si te quedas sin líquido, puedes usar el agua de escaldar los tomates para rellenar los botes.

Con un palillo o un cuchillo, intenta sacar todas las burbujas de aire que haya en el bote. Luego limpia la rosca con una servilleta y ya puedes cerrar la tapa. No hace falta que la cierres con mucha fuerza, solo que esté bien cerrado.

Cuando tengas todos los botes listos, vuelve a meterlos en la olla que preparamos para el baño maría. Es importante que los coloques con cuidado y sin que se toquen, porque se te pueden romper.

Tendrás que hervirlos unos 20 minutillos más. Es importante que el agua cubra los botes unos 4-5 centímetros. Si se va evaporando, puedes añadir más agua. También puedes tapar la olla.

Saca tus botes con cuidado y ponlos sobre la tabla de madera. Si se han sellado bien, poco a poco la tapa se irá contrayendo hacia dentro. Es probable que, si sigues haciendo cosas en la cocina mientras se enfrían, oigas el “pop” que hacen al sellarse del todo. Y cuando lo hagan, si aprietas la tapa con un dedo verás que no se mueve y está hundida.

OJO

Puede que se te rompa algún bote alguna vez. No pasa nada, pero tendrás que tirar el agua y todos los tomates que hay por ahí flotando. Ni se te ocurra recuperarlos, porque pueden tener trocitos de cristal.

Si el bote no hace el vacío y al presionar la tapa notas que “baila”, es decir, que se hunde y que vuelve a su posición normal, no puedes guardar ese bote como conserva, pero sí que puedes meterlo en la nevera y comértelo durante los días siguientes. Eso sí, recuerda que ese bote no sirve para conservar y úsalo para otras cosas.

Solo se pueden conservar alimentos ácidos o dulces, porque son los que se conservan naturalmente. No hagas conservas de cualquier cosa, investiga siempre muy bien antes de hacerlo.

Una conserva casera aguanta varios meses. Pero extrema las medidas de seguridad: guarda la conserva en un lugar oscuro y seco y ante cualquier sospecha de que el producto pueda estar mal, tíralo.

Usa este tomate como si fuera una lata más. A mí me gusta particularmente en guisos y salsas. En un chili de alubias está para chuparse los dedos.

Paula
Paula
paula@demodebooks.com

Soy la mitad de Demodé, pero también soy escritora, traductora, profe y futbolera. Prefiero un buen vermut a una merienda dulce, los gatos a los perros y dormir a madrugar. Soy caótica, desordenada y adicta al cine, la ciencia ficción y las artes marciales.

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas una mejor experiencia como usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies